TURISMO GASTRONÓMICO

      San Salvador de Jujuy, como Ciudad Capital, nos ofrece una mixtura de sabores. Podemos disfrutar de una amplia gama de platos y bebidas característicos de cada una de las regiones de la provincia.

     Un sinfín de sensaciones nos provoca el arte culinario de la Tacita de Plata, ya sea que elijamos sobre una preparación tradicional o moderna, complaciendo los paladares más exigentes. Cada receta es única, pero la magia de la cocina jujeña está en emplear productos locales y mucho amor en cada preparación. Esto último, nos envuelve en una deliciosa experiencia imposible de olvidar.

      Esto permitió desarrollar algunos corredores gastronómicos como el de Villa Jardín de Reyes;  el Senador Pérez, en el centro de la ciudad; en la Avda. Ilia del Barrio Los Perales; y el reciente crecimiento tanto de cervecerías artesanales, como de bares nocturnos.

 

FESTIVALES EN LA CIUDAD

      San Salvador de Jujuy celebra su gastronomía y la podemos vivir en diferentes festivales organizados por la Municipalidad de la Ciudad para toda la familia.

  • MARZO: Festival de la Humita y la Tonada de Pascuas.
  • MAYO: Festival del Locro Jujeño.
  • JULIO: Festival de la Empanada Jujeña.
  • AGOSTO: “Los Hornitos”, feria de la comida regional.
  • NOVIEMBRE: Festival del Tamal.
  • DICIEMBRE: Festival de la Cerveza Artesanal y la Pizza Jujeña.

MERCADOS Y FERIAS

      La gastronomía inicia en los mercados, ahí encontramos los productos locales que dan identidad a cada preparación. Los mercados, en San Salvador de Jujuy, se distinguen por sus colores y la frescura de sus productos, que nos invitan a recorrerlos en una experiencia de agradables sensaciones. 

MERCADOS:
  • MERCADO CENTRAL 6 DE AGOSTO – Gral. Alvear 885
  • MERCADO HIPOLITO YRIGOYEN EX ABASTO – José de la Iglesia 1002
  • MERCADO DE CONCENTRACIÓN – Avda. Alte. Brown 368
FERIAS:
  • FERIA DE LAS ESPECIAS – Adyacencias de Calle Zegada
  • PASEO DE LOS ARTESANOS – Avda. Urquiza 410
  • PASEO DE LAS PLANTAS (días Sábados) – Avda. 19 de Abril
  • FERIA LAS MANOS HACEN (días Domingos) – Plaza Hipólito Irigoyen del B° Ciudad de Nieva

PREPARACIONES TRADICIONALES

EMPANADA FRITA JUJEÑA

      Las empandas son un producto bien argentino y con gran diversidad en su reparación. En el norte, fueron de gran utilidad en los tiempos de las Guerras por la Independencia, por su fácil elaboración solucionaron el problema del traslado de alimentos durante las largas batallas garantizando una conservación más duradera.

      Una típica empanada jujeña es de carne y frita, son tradicionales en las mesas jujeñas. Podemos hacerla con la siguiente receta: para el recado colocamos en una sartén cebolla picada, luego agregamos carne cortada a cuchillo y condimentamos con comino, pimentón dulce y ají molido; en un olla hervimos papa cortada en cubos pequeños, huevo y arvejas. Unimos todos los ingredientes y los colocamos en una masa criolla circular, cerramos con un repulgue o trenzado y las fritamos en aceite bien caliente. Las servimos acompañas con yasgua, una salsa picante preparada a base de tomate y ají locoto. ¡A disfrutar!

HUMITAS…¿DULCES O SALADAS?

       La  humita, del quechua humint’a, es una preparación a base de maíz. No existen demasiados datos en cuanto a su origen, aunque sí se sabe que es prehispánico, y su modo de preparación no sufrió demasiados cambios.

      Para cocinar una tradicional humita debemos saber que es una pasta de maíz envuelta en chala del mismo choclo. Iniciamos rallando los granos de choclos hasta obtener una crema pastosa, rehogamos en una olla cebolla y morrón, luego agregamos la pasta, con la leche, el queso de cabra y sazonamos con albahaca, pimentón y comino a gusto. Cuando esta todo cocido, colocamos la preparación dentro de un “paquetito” formado con 2 chalas limpias, predispuestas en forma de cruz. Finalmente, se procede a cerrar, atar y hervir en agua durante aproximadamente una hora.

      Podemos degustar sus dos variedades: humitas saladas y dulces, o sea con y sin sal agregada, o se puede adicionar azúcar a las humitas “dulces”. Las humitas jamás llevan carne en su preparación, resultando una comida tradicional en la fecha de Semana Santa.

LOCRO BIEN PULSUDO

      El locro, del quechua ruqru o luqru, es un guisado ancestral basado en productos andinos. Es típico disfrutarlo en fechas patrias como 25 de Mayo, 9 de Julio, o días frescos.

      El origen de esta deliciosa preparación se remonta a la cocina de los pueblos originarios que habitaban el Altiplano Peruano, Boliviano y del Norte Argentino. Luego, los españoles, añaden su impronta, convirtiéndolo en el plato que hoy conocemos. En la época de la colonia, era característico en la mesa de las familias más humildes.

      Cocción lenta y con paciencia, la receta del locro es a base de zapallo, con porotos, granos de maíz blanco y granos de trigo. La influencia española añadió carne vacuna, tripa gorda, mondongo, costillas, chancho y chorizo colorado. El plato se sirve con una salsa picante a base de aceite, ají molido, pimientos rojos y cebolla de verdeo.